sábado, 31 de diciembre de 2016

S A N T O R A L

Santa Catalina Labouré, virgen

La Medalla Milagrosa, cuya fiesta se celebra el 27 de noviembre, trasciende en mucho de los extraordinarios beneficios que prodiga a cada fiel que la lleva, para constituir una pieza clave en lo que podríamos llamar la “estrategia” salvadora de Dios frente a los males de nuestra época.

Flor de santidad, en plena convulsión revolucionaria

JPEG - 10.6 KB
Santa Catalina en la edad madura
En 1806 los ejércitos de Napoleón esparcían por toda Europa las ideas ateas e igualitarias de la Revolución Francesa, arrasaban y extinguían el Sacro Imperio Romano-Alemán, fundado por Carlomagno hacía más de mil años. Acentuaban así el proceso de demolición de la Cristiandad, iniciado tres siglos antes con la seudo Reforma protestante y continuado con las ideas impías del iluminismo.
Pero la réplica divina a tantos males no demoraría: ese mismo año 1806 nacía en el pueblito de Fain-les-Moutiers, en la Borgoña (centro-este de Francia), una niña llamada a desempeñar un inmenso papel contrarrevolucionario en su tiempo y los siglos posteriores, Catalina Labouré.
Nacida en una familia de pequeña nobleza, a los nueve años Catalina perdió a su madre. Anegada en lágrimas, la pequeña se encaramó sobre una banqueta y se abrazó a una imagen de la Virgen, diciéndole: “Ahora, Vos seréis mi Madre”. María Santísima correspondería a ese afecto que Ella misma inspiraba, haciéndose de modo especial madre de Catalina.
Algún tiempo después la jovencita tuvo un enigmático sueño: estaba en Misa en la pequeña iglesia de Fain-les-Moutiers. La celebraba un sacerdote anciano y desconocido, cuya mirada la impresionó vivamente. Al finalizar la Misa el celebrante le hizo una señal para que se aproximase. Atemorizada, ella retrocedió, aunque se sentía fascinada por aquella mirada. Pero al salir de la iglesia vio de nuevo al mismo sacerdote, que afablemente le dijo: “Hija mía, tú ahora huyes de mí, pero un día serás feliz de venir a mí. Dios tiene designios sobre ti. No lo olvides”.
La joven quedó intrigada... hasta que, a los dieciocho años, tuvo una enorme y gratísima sorpresa. Al entrar en la casa de las Hijas de la Caridad de Châtillon-sur-Seine, adonde fuera a estudiar, vio el retrato de un eclesiástico, exactamente con los mismos trazos del anciano del sueño: era San Vicente de Paul, fundador de esa Congregación, que así le señalaba su vocación.
Sin embargo Catalina tuvo que esperar hasta los 23 años y vencer todos los intentos de su padre para apartarla del camino que Dios le había trazado. Hasta que finalmente pudo ingresar como postulante en las Hijas de la Caridad, en Châtillon-sur-Seine. Tres meses después, el 21 de abril de 1830, se trasladó a París para comenzar su formación en el noviciado de su instituto, en la Rue du Bac.
Por coincidencia, a los pocos días de su llegada a la capital se realizó, con la presencia del rey Carlos X y el Arzobispo de París, Mons. Quélen, el solemne traslado del cuerpo incorrupto de San Vicente de Paul en un espléndido relicario de plata, desde la catedral de Notre-Dame hasta la capilla de San Lázaro, donde es venerado hasta hoy.

Apariciones del corazón de San Vicente

JPEG - 10.3 KB
El P. Jean-Marie Aladel,
 confesor de Santa Catalina

En la ocasión las Hijas de la Caridad iniciaron una novena, acudiendo diariamente a San Lázaro a rezar ante la reliquia de su Fundador. Fue durante la novena que Catalina tuvo sus primeras visiones: “El corazón de San Vicente se me apareció tres veces, de modo diferente, tres días seguidos: primero blanco, color de carne, lo que anunciaba la paz, la inocencia y la unión.
“Después lo vi rojo, color de fuego, lo que debía encender la caridad en el corazón. Me parecía que la comunidad debía renovarse y extenderse hasta los confines de la Tierra.
“Por fin lo vi rojo negro, lo que me daba tristeza de corazón: me venía una tristeza que tenía mucha dificultad en dominar. No sé por qué, esta tristeza se relacionaba con el cambio de gobierno”.
Pero su confesor, el P. Aladel le aconsejó que no diera atención a “estas tentaciones”, pues una Hija de la Caridad “está hecha para servir a los pobres y no para soñar”.

Visiones de Jesucristo y del Rey destronado

No obstante, otras maravillosas visiones se sucedieron, y su sentido se fue haciendo más claro. Catalina relata: “Yo era favorecida con otra gracia: ver a Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento durante todo el tiempo de mi noviciado, menos cuando dudaba.
“En el día de la Santísima Trinidad (6 de junio) Nuestro Señor se me apareció como Rey, con la Cruz sobre el pecho. En el momento del Evangelio me pareció que Nuestro Señor era despojado de todos sus ornamentos, cayendo todo por tierra. Fue entonces cuando tuve los más negros y tristes pensamientos: el Rey de la Tierra sería destronado y despojado de sus vestiduras reales”. Catalina aplicaba esta visión al reinante monarca Carlos X. Pero su confesor no le dio la mínima importancia...

Coloquio con Nuestra Señora, “el momento más dulce de mi vida”

Algunas semanas después, la joven tuvo su primera visión de Nuestra Señora. La víspera de la fiesta de San Vicente, 19 de julio, cada novicia había recibido como recuerdo un pequeño trozo de sobrepelliz de lino usado por San Vicente de Paul. Esa noche Catalina cortó la mitad y se lo tragó, durmiéndose con el pensamiento de que San Vicente le obtendría la gracia de ver a la Virgen.
Cerca de medianoche “oí que me llamaban por el nombre: ‘!Hermana mía! ¡Hermana mía!’ Despertando, corro la cortina y veo un niño de cuatro a cinco años, vestido de blanco, que me dice: ‘Ven a la capilla, la Santísima Virgen te espera’.
“Me vestí de prisa y me dirigí hacia el niño, que permanecía de pie. Yo le seguí, siempre a mi izquierda. Por todos los lugares donde pasábamos, las luces estaban encendidas, lo que me sorprendía mucho. Sin embargo, quedé mucho más asombrada cuando entré en la Capilla: la puerta se abrió apenas el niño la hubo tocado con la punta del dedo. Y mi sorpresa fue aún más completa cuando vi todas las velas y candelabros encendidos, lo que me recordaba la Misa de medianoche.
“Por fin llegó la hora. El niño me previno: ‘He aquí la santísima Virgen: ¡aquí está Ella!’.
“Oí como un ligero frufrú de la seda de un vestido, que venía del lado del presbiterio, cerca del cuadro de San José, y que se deslizaba sobre los escalones del altar del lado del Evangelio, en una silla igual a la de Santa Ana.
“En ese momento, mirando hacia la Santísima Virgen dí un salto hacia Ella, poniéndome de rodillas sobre los escalones del altar y con las manos apoyadas sobre las rodillas de la Santísima Virgen.
“Fue el momento más dulce de mi vida —afirma la santa—. Me sería imposible expresar todo lo que sentí. Nuestra Señora me dijo: (...) ‘Hija mía, el buen Dios quiere encargarte una misión. Tendrás mucho que sufrir, pero superarás estos sufrimientos pensando que lo haces para la gloria del buen Dios. Serás contradecida, pero tendrás la gracia: no temas. Serás inspirada en tus oraciones.
Nuestra Señora prosiguió: “ ‘Los tiempos son muy malos: calamidades vendrán a precipitarse sobre Francia. El trono será derribado. El mundo entero será trastornado por males de todo orden (al decir esto, la Santísima Virgen tenía un aire muy contristado). Pero ven al pie de este altar. Aquí las gracias serán derramadas ... sobre todas las personas, grandes y pequeñas, particularmente sobre aquellas que las pidan. El peligro será grande. Sin embargo, no temas: el buen Dios y San Vicente protegerán la comunidad’”.

Contexto histórico: Carlos X, Luis Felipe, Napoleón III

JPEG - 13.2 KB
Carlos X, Rey de   Francia (1824-1830)
¿A qué peligro se refería la Virgen? Apenas una semana después, todo quedaría claro: estalla la revolución de julio de 1830, atestiguando el carácter profético de las revelaciones a Santa Catalina. Era una nueva explosión revolucionaria, que continuaba la obra destructora de la Revolución Francesa, interrumpida en 1815 con la caída de Napoleón y la Restauración de los Borbones. París fue una vez más teatro de cruentos motines, con escenas de impiedad y anticlericalismo: iglesias profanadas, cruces derribadas, comunidades religiosas invadidas y dispersadas, sacerdotes perseguidos y maltratados. No obstante, y tal como lo prometiera Nuestra Señora, los lazaristas y las Hijas de la Caridad, ambos fundados por San Vicente de Paul, atavesaron incólumes ese turbulento período.
El 2 de agosto de 1830 abdica el rey Carlos X, hermano menor de Luis XVI. Para no chocar de frente con el fuerte sentimiento monárquico del pueblo, los sectarios colocaron en el poder otro rey, pero ilegítimo, el príncipe Luis Felipe de Orleans, hijo del tristemente célebre regicida “Felipe Igualdad”. Su régimen iniciado el 7 de agosto trajo una aparente estabilidad, bajo la forma de una especie de “república coronada” que duraría 18 años, hasta que en 1848 fue derribada por un nuevo remezón revolucionario que proclamó la “II República” francesa. Pero la duración de esta sería efímera: en 1851, un golpe de Estado la sustituyó por la seudo-monarquía de Luis Napoleón, que se proclama emperador con el título de Napoleón III.

Advertencia de grandes tribulaciones, promesa de grandes gracias

En ese contexto se comprende cómo prosigue Santa Catalina su relato de esa primera aparición en la Rue du Bac. La Virgen le advierte sobre el relajamiento en la observancia de las Reglas en las Hijas de la Caridad y los Lazaristas, y le manda avisar al Superior que “debe hacer todo lo que le sea posible para volver a poner la Regla en vigor. Dile de mi parte que vigile las malas lecturas, las pérdidas de tiempo y las visitas...” (cómo esto se aplica a tanta comunidad ‘posconciliar’ de hoy...). Nuestra Señora le prometió también la protección de Dios y de San Vicente a ambas comunidades, pero avisa que “no se dará lo mismo con otras congregaciones. ‘Habrá víctimas (al decir esto la Santísima Virgen tenía lágrimas en los ojos). En el clero de París habrá víctimas: Monseñor, el Arzobispo... (a estas palabras, lágrimas de nuevo). ... La Cruz será despreciada y echada por tierra. La sangre correrá. Se abrirá de nuevo el costado de Nuestro Señor. Las calles estarán llenas de sangre. Monseñor, al Arzobispo, será despojado de sus vestiduras’ (aquí la Santísima Virgen ya no podía hablar más: el sufrimiento estaba estampado en su rostro). ‘Hija mía, me decía, todo el mundo estará sumido en la tristeza’. A estas palabras pensé cuándo se daría esto. Lo comprendí muy bien: treinta años”.

La guerra franco-prusiana y la Comuna de París

JPEG - 16.1 KB
Una barricada de la Comuna de París
En realidad la profecía se confirmaría cuarenta años después. En 1870 Francia y Prusia entran en guerra, y el 2 de septiembre Napoleón III, derrotado completamente en Sedán, firma una humillante capitulación. El desconcierto se apodera de Francia, y es aprovechado por los revolucionarios para proclamar nuevamente la república. Uno de los jefes republicanos, León Gambetta, no disimula su espíritu sectario: “el clericalismo, he ahí el enemigo”. Pero seis meses después estalla en París otra revolución aún más radical, de carácter anarquista, conocida como la Comuna. El gobierno republicano es obligado a dejar la capital y trasladarse a Versailles. París vive entonces setenta días de terror anarquista.
El 18 de mayo la histórica basílica-santuario de Nuestra Señora de las Victorias es invadida por un batallón de comuneros denominado “Vengadores de la República”, que allí practicaron sacrilegios inauditos. Santa Catalina declara entonces: “Han tocado Nuestra Señora de las Victorias. ¡Pues bien! Es su derrota. No irán más lejos”. Efectivamente tres días después el Ejército regular entra en París. Pero dominar la situación le tomó varios días —conocidos como la “Semana Sangrienta”— durante los cuales el Comité Ejecutivo de la Comuna hizo fusilar en la cárcel al Arzobispo de París, Mons. Darboy, a veinte religiosos dominicos, y a otros rehenes eclesiásticos y militares. Se cumplió así la predicción de Nuestra Señora, al igual que su promesa de protección a los lazaristas y las Hijas de la Caridad, que pudieiron atravesar indemnes la tragedia.
En esos días de calamidad las religiosas vicentinas estaban tomadas de pavor por los insultos y amenazas que recibían. Sólo Santa Catalina se mantenía serena: “La Virgen velará por nosotros. No nos ocurrirá ningún mal”. Los anarquistas invadieron el convento y expulsaron a las religiosas, pero Catalina previó que en un mes estarían de vuelta, y le aseguró a la Superiora que la misma Virgen les guardaría intacta la casa. Al retirarse tomó la corona de la imagen del jardín, para preservarla de profanación, diciéndole: “Volveré para coronarte el día 31 de mayo” (fiesta de la realeza de Nuestra Señora). Estas y otras previsiones relativas a los setenta días de la Comuna se cumplieron con rigurosa exactitud.
Aplastada la asonada anarquista, la llamada III República se afirmó precariamente. A lo largo de cuarenta años se habían realizado, por etapas, todas las previsiones que en 1830 el corazón de San Vicente, Jesucristo Hostia y la Santísima Virgen habían comunicado a Santa Catalina.

Segunda aparición: Nuestra Señora de las Gracias y la Medalla Milagrosa

Pasados cuatro meses de la aparición de Nuestra Señora, Catalina experimentaba una profunda añoranza y un inmenso deseo de volver a verla. Fue entonces que ocurrió la segunda aparición, el 27 de noviembre de 1830. Ese día, narra la novicia, vio a la Madre de Dios “de pie, vestida con un traje de seda blanco aurora, ... con mangas lisas y un velo blanco que le cubría la cabeza y descendía de cada lado hasta abajo. Bajo el velo vi sus cabellos lisos separados en el medio, y por encima un bordado de más o menos tres centímetros de altura, sin flecos, esto es, apoyado ligeramente sobre los cabellos. El rostro bastante descubierto, los pies apoyados sobre media esfera, y teniendo en las manos una esfera de oro que representaba el Globo [terrestre].... Su rostro era magníficamente bello. Yo no sabría describirlo... Y poco después, de repente percibí, en esos dedos, anillos con piedras, unas más bellas que las otras, unas mayores y otras menores, que lanzaban rayos, a cual más bello. De las piedras mayores partían los más bellos rayos, siembre ensanchándose hacia los extremos, llenando toda la parte de abajo. Yo no veía más sus pies... En ese momento en que la estaba contemplando, la Santísima Virgen bajó los ojos, mirándome fijamente. Una voz se hizo oír, diciéndome estas palabras: ‘La esfera que ves representa el mundo entero, especialmente Francia... y cada persona en particular’ ‘Es el símbolo de las gracias que derramo sobre las personas que me las piden’”. Por eso quedó conocida como Nuestra Señora de las Gracias.
Extasiada con la visión, Catalina comprendió de repente cuánto la Nuestra Señora “es generosa con las personas que le rezan: cuántas gracias concede a las personas que le ruegan; qué alegría siente concediéndolas... En ese momento se formó un cuadro alrededor de la Santísima Virgen, un poco ovalado, donde había en lo alto estas palabras: ‘Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos’, escritas en letras de oro”. Y oyó entonces una voz que le decía: “ ‘Haz acuñar una medalla con este modelo. Todas las personas que usen recibirán grandes gracias, llevándola en el cuello. Las gracias serán abundantes para las personas que la usen con confianza’”. En ese instante el cuadro pareció girar, y la joven novicia vio la “M” encimada por una Cruz que sale de ella, y debajo los Corazones de Jesús y María.

Tercera aparición y reconfortante despedida

Algunos días después, en diciembre de 1830, fue la tercera y última aparición. Catalina ve otra vez a la la Virgen sosteniendo el globo de oro rematado por una pequeña cruz. De los anillos de sus dedos irradiaba la misma luz anterior. “Es imposible expresar lo que sentí y todo cuanto comprendí en el momento en que la Santísima Virgen ofrecía el Globo a Nuestro Señor... una voz se hizo oír en el fondo de mi corazón: ‘Estos rayos son el símbolo de las gracias que la Santísima Virgen obtiene para las personas que se las piden. Esas líneas deben ser colocadas como leyenda debajo de la Santísima Virgen’”. Después la visión fue desapareciendo suavemente “como algo que se apaga”. Así concluía el ciclo de las apariciones, pero Catalina pudo recibir un consolador mensaje: “Hija mía, de ahora en adelante no me verás más. Sin embargo, oirás mi voz durante tus oraciones”.

Las primeras medallas: milagros en serie, propagación fulgurante

JPEG - 9.8 KB
Mons. Hyacinthe-Louis De Quélen, Arzobispo de París
Entretanto su confesor, el P. Aladel, continuaba incrédulo, considerando a la joven una soñadora alucinada, y durante dos años no quiso hacer acuñar las medallas. Pero al final consultó el caso al Arzobispo de París, Mons. De Quélen, quien lo animó a llevar adelante la empresa, y entonces encargó las primeras veinte mil medallas, en 1832.
Justo en marzo de ese año estalló en París una epidemia de cólera, que dejó más de 20 mil muertos. Las descripciones de la época son aterradoras: en pocas horas el cuerpo de un hombre en prefecta salud se reducía al estado casi esquelético. En un solo día hubo en la ciudad 861 víctimas fatales. A fines de mayo la epidemia parecía amainar, pero en la segunda quincena de junio recrudeció con virulencia. Toda Francia estaba en pánico.
El 30 de junio de 1832 las Hijas de la Caridad reciben del fabricante, la Casa Vachette, las primeras 1500 medallas y comienzan a distribuirlas; comienzan también las curaciones prodigiosas, inaugurando un ciclo inagotable de gracias y milagros.
Por ejemplo, en la escuela de la plaza del Louvre, la pequeña Caroline Nenain (ocho años), de la parroquia de Saint Germain l’Auxerrois, única en su clase que no llevaba la Medalla Milagrosa, fue precisamente la única alcanzada por el cólera. Pero al día siguiente recibó con gran piedad la Medalla Milagrosa, quedó curada y pudo volver a clase.
En la diócesis de Meaux, una señora atacada por el cólera, ya desahuciada, y en vísperas de dar a luz, recibe una Medalla Milagrosa: nace una bella y saludable niña, y la madre queda totalmente curada.
En Alençon, un militar enfermo terminal respondía con blasfemias e insultos a todas las exhortaciones a la conversión que le hacían el capellán y las religiosas: “A vuestro Dios no le gustan los franceses: decís que El es bueno y me ama, pero si así fuese ¿cómo me dejaría sufrir de este modo? No necesito de vuestros consejos, ni de vuestros sermones”. A medida que se aproximaba la muerte, se multiplicaban las imprecaciones. Cuando nadie ya esperaba su conversión, seis días después de que una monja le hubiese prendido en el lecho —sin que él se diera cuenta—, una Medalla Milagrosa, el militar declara: “No quiero morir en el estado en que me encuentro; pidan al sacerdote el favor de oírme en confesión”. Pese a los tormentos de la enfermedad murió serenamente, afirmando: “Lo que me pesa es haber amado tan tarde, y no amar mucho más”.
La epidemia finalmente cesó, y la fama de la Medalla se propagó como una exhalación por Francia y por todo el mundo. A los siete años de acuñada por primera vez, en 1839, ya se habían difundido más de diez millones de Medallas por los cinco continentes, y de todas partes llegaban ininterrumpidamente los relatos de milagros.

“Ella no me dijo nada, pero comprendí todo”

JPEG - 4.7 KB
Alfonso María Ratisbona joven,
poco después de ingresar al noviciado

Hasta que en 1842, una noticia corre Europa como un reguero de pólvora: un joven banquero francés, judío de raza y religión, yendo a Roma con ojos críticos en relación al Catolicismo, se ha convertido súbitamente en la Iglesia de San Andrea delle Fratte. La Santísima Virgen se le apareció exactamente con las mismas características de la Medalla Milagrosa: “Ella no me dijo nada, pero yo lo comprendí todo” , declaró Alfonso Tobías Ratisbona, quien poco después se bautizó con el nombre de Alfonso María, y más tarde sería sacerdote y fundador de una Congregación para la conversión de sus hermanos de raza.
¿Qué había sucedido? Cuatro días antes, a instancias de su amigo el Barón de Bussières, muy a contragusto y sólo por complacerlo, Ratisbona había prometido rezar todos los días el “Acordaos” de San Bernardo, y aceptado llevar al cuello una Medalla Milagrosa. Cuando la Santísima Virgen se le apareció, llevaba la medalla puesta.
Como Alfonso era emparentado al célebre financista barón de Rotschild, su espectacular conversión conmovió a toda la aristocracia europea y tuvo repercusión mundial, haciendo aún más conocida, buscada y venerada la Medalla Milagrosa. Entretanto, nadie, ni siquiera la Superiora de la Rue du Bac, ni siquiera el Papa, sabían quién era la religiosa por Nuestra Señora escogida para canal del tantas gracias. Excepto el P. Aladel, que todo lo envolvía en el anonimato... Santa Catalina, por humildad, mantuvo durante toda su vida una absoluta discreción, jamás dejando trasparecer el celeste privilegio del que fuera objeto.
JPEG - 17.1 KB
Cuerpo incorrupto de Santa Catalina, en la capilla de la Rue de Bac
Lo que a ella le importaba era la difusión de la medalla: esa era su misión, y estaba con creces cumplida. El 31 de diciembre de 1876, Santa Catalina Labouré, ya enferma, pide que 63 niños recen junto a su lecho las Letanías de la Santísima Virgen, en honor a los 63 años que una piadosa tradición le atribuye haber vivido a la Madre de Dios. En cierto momento exclama: “¿Por qué temer ir a ver a Nuestro Señor, su Madre y San Vicente?”. Momentos después cerraba para siempre sus límpidos ojos azules.

Predicciones del Reino de María

La santa recibió también luces proféticas sobre un futuro gran triunfo de la Iglesia: “¡Oh!, cómo será bello oír decir: María es la Reina del Universo, particularmente de Francia. Y los hijos, con transbordes de alegría, gritarán: ¡Y de cada persona en particular! Este será un tiempo de paz, de alegría y de felicidad, que será largo. La Santísima Virgen será portada en estandarte, y dará la vuelta alrededor del mundo.”
Un mes antes de fallecer, anunció: "Vendrán grandes catástrofes (...) la sangre correrá por las calles. Por un momento se creerá todo perdido. Pero todo será ganado. La Santísima Virgen es quien nos salvará. Si, cuando esta Virgen, ofreciendo el mundo al Padre Eterno, sea honrada, tendremos la paz”.
Como se ve, las apariciones de Nuestra Señora de las Gracias en 1830, como las anteriores de San Luis Grignion de Monfort y las posteriores de La Salette (1846), Lourdes (1858) y Fátima (1917), abren una espléndida perspectiva marial para el futuro, más allá de las calamidades que vive el mundo actual. A ese propósito señala Plinio Corrêa de Oliveira: “Más allá de la tristeza y de los castigos supremamente probables hacia los cuales caminamos, tenemos delante de nosotros las claridades sacrales de la aurora del Reino de María: ‘Por fin Mi Inmaculado Corazón triunfará’. Es una perspectiva grandiosa de la victoria universal del Corazón regio y maternal de la Santísima Virgen. Es una promesa apaciguadora, atrayente y sobre todo, majestuosa y entusiasmante”

OBRAS CONSULTADAS
  • P. Thomas de Saint Laurent, El Libro de la Confianza, Tradición Familia Propiedad, Lima, 1998.
  • P. René Laurentin, 1) Vie de Catherine Labouré - Récit, Desclée, París, 1980; 2) Vie de Catherine Labouré - Preuves, Desclée, París, 1980 ; 3) Catherine Labouré et la Médaille Miraculeuse – Procès de Catherine, Lethielleux, París, 1979.
  • Plinio Corrêa de Oliveira, Revolución y Contra-Revolución, Tradición y Acción por un Perú Mayor, Lima, 2005; cfr. Fátima, numa visão de conjunto, “Catolicismo”, N° 197, mayo de 1967.
  • San Luis María Grignion de Montfort, Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, in Obras de San Luis María Grignion de Montfort, B.A.C., Madrid, 1954, pp. 413 a 595.
  • Juan Bautista Weiss, Historia Universal, vols. 20 y 24, Tipografía de la Educación, Barcelona, 1933.
  • La Medalla Milagrosa - su origen, historia, difusión y resultados, edición revisada y aumentada a la del P. Aladel, por un religioso de la Congregación de la Misión, Imprenta Comercial, Porto Alegre, 1884.

fuente: http://www.tradicionyaccion.org.pe/tya/spip.php?article167

viernes, 30 de diciembre de 2016

S A N T O R A L


LA TRASLACIÓN DE SANTIAGO, APÓSTOL

http://4.bp.blogspot.com/-NtjIGhUlRTM/Tv3n8NP0Y0I/AAAAAAAAADY/Eowe2HJnvOc/s1600/traslacio%25CC%2581n.jpg
Después que el glorioso apóstol Santiago el mayor, por mandado del rey Herodes fué degollado en Jerusalén, y el primero de todos los apóstoles, que con su sangre confirmó y consagró la doctrina del cielo que había predicado, algunos discípulos suyos por inspiración de Dios tomaron su sagrado cuerpo, y le llevaron al puerto de Jafa, y le pusieron en un navío, suplicando afectuosamente al Señor que los guiase y enderezase á aquella parte y tierra, donde quería que el santo apóstol fuese sepultarlo. Fué nuestro Señor servido, que el navío en pocos días, atravesando el mar Mediterráneo, llegó á la costa de España, y entrando por el estrecho de Gibraltar y rodeando sus dos lados de Oliente y Mediodía, finalmente aportó á Galicia á la ciudad de Iría Flavia, que ahora se llama “el Padrón”. Allí pararon los discípulos del apóstol, y de allí (como afirma la Historia compostelana) fué llevado el santo cuerpo adonde ahora es Compostela, y puesto en un arca ó sepulcro de mármol, donde estuvo encubierto por más de quinientos años (la causa no se sabe), hasta que en tiempo del rey don Alonso el Casto, Dios le reveló por medio de muchas luces que se veían de noche sobre aquel lugar donde estaba sepultado: y el obispo de Iría, llamado Teodomiro, avisó al rey don Alonso el Casto, la merced que Dios había hecho á España, en descubrirle aquel precioso tesoro, y darle por patrón y defensor al que antes le había dado por maestro y predicador de su Evangelio. Vino el rey con gran devoción y diligencia, y visitó el santo cuerpo y labróle el templo en que estuviese, y dióle grandes dones, como parece en el privilegio que la misma Iglesia tiene, cuya data es el año de 835. Luego comenzó el santo apóstol á mostrar á los españoles su favor en las batallas que tuvieron contra los moros: y diversas veces fué visto armado de todas armas, ir delante los escuadrones de los cristianos, y pelear con fuerzas del cielo, hasta desbaratar y deshacer los ejércitos de los bárbaros, y alcanzar de ellos gloriosa victoria.
Ofrenda al Apóstol Santiago en la festividad de la Traslación [30 Diciembre]
Después el año de 900 el rey don Alonso III, llamado el Magno, labró la iglesia mucho más suntuosa, y después acá ha crecido aquel santuario en edificio, rentas y privilegios que los sumos pontífices le han concedido, en las cuales dicen, que conceden las tales gracias á aquella casa, por estar en ella el cuerpo del santo apóstol: y así el papa Juan VIII dio breve para que se consagrase la iglesia: el papa Urbano II pasó la silla episcopal de Iría á Compostela, y la eximió de la sujeción del metropolitano bracarense: el papa Pascual II le confirmó esta misma libertad, y le añadió, no doce cardenales (como algunos escriben), sino siete (Ambrosio de Morales en el V libro de su historia, y Villegas en la Vida de Santiago, dicen que son doce los cardenales que hoy día hay en aquella iglesia), para más digno ministerio del altar, que está sobre el cuerpo del santo apóstol, y concedió al obispo de Compostela el palio, de que solo usan los arzobispos. El papa Calixto II, hizo enteramente arzobispado al de Compostela, atribuyéndole la metrópoli de Mérida. Pero lo que más ha ilustrado aquella casa, son los muchos y grandes milagros que nuestro Señor ha obrado por intercesión del santo apóstol, no solamente en beneficio de los españoles y de toda España, sino de todos los que de diversas naciones y muy remotas provincias, y de toda la cristiandad vienen en romería á visitar su santo sepulcro, y con devoción se encomiendan á él: los cuales son tantos (aunque con las herejías de estos tiempos se ha disminuido mucho esta devoción), que la peregrinación á Santiago de Galicia se tiene por una de las más principales de toda la cristiandad, y el voto de venir á ella es reservado al sumo pontífice, como el ir á Jerusalén ó visitar los cuerpos de los gloriosos príncipes de los apóstoles san Pedro y san Pablo: y santo Domingo de la Calzada, y san Juan de Ortega se emplearon en albergar y servir á los peregrinos que venían en romería a Santiago, allanándoles los caminos, edificándoles puentes, y haciéndoles hospitales en que se pudiesen recoger, por la gran devoción que tenían al santo apóstol, y ser tantos los que venían de todas las partes del mundo á reverenciar su sagrado sepulcro. 
El papa Calixto escribió con gran diligencia y cuidado (como dice Tritemio ) un tratado de los milagros de Santiago, y algunos sermones y epístolas de su traslación con palabras de encarecimiento dignas de tan grade apóstol: y León, III de este nombre, también hace mención de la traslación de Santiago á España: Inocencio, papa, II (como lo dice el cardenal Baronio), y más largamente la Historia compostelana y Ambrosio de Morales en el libro IX de su Crónica general de España. Celebra la Iglesia de Compostela, y algunas otras de España la traslación de Santiago á los 30 de diciembre, por un breve del papa Gregorio XIII, despachado á los 30 de diciembre del año 1583; y por otro del papa Sixto V, el 1 día de febrero de 1589, y en el cuarto de su pontificado.

 Fuente: La leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc