martes, 9 de mayo de 2017

S A N T O R A L



SAN ISAÍAS, PROFETA DE LA ANTIGUA LEY

Profeta IsaíasIsaías, el primero de los cuatro profetas mayores, era hijo de Amos, de la familia real de David. Profetizó en tiempo de los reyes Osías, Joatan, Acaz y Ezequías, desde el año 735 hasta el 681 antes de Jesucristo.
Desde su infancia le escogió el Señor para ser la luz de Israel y la antorcha de su pueblo. Cuando empezaba á profetizar, un serafín tomó de sobre el altar del Señor una ascua, y purificó con ella los labios del profeta. Habiendo caído Ezequías gravemente enfermo, Isaías fué á anunciarle de parte de Dios que no curaría ya; pero después ablandado el Señor por los ruegos y las lágrimas del príncipe, le envió otra vez el mismo profeta á anunciarle su restablecimiento, y para darle una prenda de seguridad, Isaías hizo retroceder en su presencia diez grados la sombra del sol sobre el cuadrante de Acaz. El rey Manases, sucesor de Ezequías, tuvo por este profeta menos veneración y consideraciones, é indignado porque lo reprendía sus impías iniquidades, lo hizo aserrar por en medio del cuerpo con una sierra de palo, suplicio horrible que hace estremecer al corazón más inhumano. 
El santo profeta murió el año 681 antes de Jesucristo, el ciento treinta de su edad, y fué sepultado bajo la encina de Rogel, junto á la corriente de sus aguas, y su sepulcro fué visitado con particular devoción, por encontrar junto á él salud los enfermos y consuelo los afligidos.
Fuente: La leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc Tomo III

 Entrevista de Ajaz e Isaías; profecía de éste. Emmanuel y su Madre Virginal

Libro de Isaías cap 7 (10-14)
10 Y siguió Yahveh hablando a Ajaz en estos términos:
11 «Pide para ti una señal de Yahveh, tu Dios, bien sea de lo profundo del seol o de arriba, en lo alto».
12 Mas Ajaz replicó: «No he de pedir ni tentar a Yahveh».
13 Entonces dijo [Isaías]: «Escuchad, pues, casa de David: ¿os parece a vosotros demasiado poco cansar a los hombres para que hayáis también de cansar a mi Dios?
14 Pues bien, el Señor mismo os dará una señal: He aquí que la doncella concebirá y parirá un hijo, a quien denominará con el nombre de Emmanuel.

 

Pasión y muerte del Siervo y sus consecuencias

Libro de Isaías cap.53

1 ¿Quién ha creído nuestra noticia?; | y el brazo de Yahveh, ¿a quién se ha revelado
2 Creció como un pimpollo delante de él, como raíz de tierra seca; no tiene apariencia ni belleza para que nos fijemos en él, ni aspecto para que en él nos complazcamos.
3 Fue despreciado y abandonado de los hombres, | varón de dolores y familiarizado con el sufrimiento, y como uno ante el cual se oculta el rostro, | le despreciamos y no le estimamos.
4 Mas nuestros sufrimientos él los ha llevado, | nuestros dolores él los cargó sobre sí, mientras nosotros le tuvimos por azotado, | por herido de Dios y abatido.
5 Fue traspasado por causa de nuestros pecados, | molido por nuestras iniquidades; el castigo [precio] de nuestra paz cayó sobre él | y por sus verdugones se nos curó.
6 Todos nosotros como ovejas errábamos, I cada uno a nuestro camino nos volvíamos, mientras Yahveh hizo que le alcanzara | la culpa de todos nosotros.
7 Fue maltratado, mas él se doblegó | y no abre su boca; como cordero llevado al matadero | y cual oveja ante sus esquiladores enmudecida, y no abre su boca.
8 De opresión y juicio fue tomado, | y a sus contemporáneos, ¿quién tendrá en cuenta? Pues fue cortado de la tierra de los vivientes, | por el crimen de mi pueblo fue herido de muerte.
9 Y se le asigna sepultura con los impíos, | y con los corruptos su tumba, aunque él no hubiera cometido injusticia | ni engaño hubiera en su boca.
10 Más a Yahveh plugo destrozarle con padecimiento. | Cuando él ponga su vida como medio expiatorio, verá descendencia, prolongará [sus] días| y el designio de Yahveh por él prosperará.
11 Gracias a la fatiga de su alma | verá luz y se saciará; por medio de su conocimiento, mi Siervo, el Justo, justificará a muchos y sus iniquidades cargará sobre sí.
12 Por eso voy a darle en herencia a una gran multitud | e innumerables recibirá como botín, en recompensa de haber derramado su vida hasta la muerte | y haber sido entre los delincuentes contado, llevando los pecados de muchos | e intercediendo por los delincuentes

SAGRADA BIBLIA, VERSIÓN SOBRE LOS T EXTOS HEBREO Y GRIEGO
Por el Reverendo Padre JOSÉ MARÍA BOVER, S. I. y FRANCISCO CANTERA BURGOS
BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS (BAC) paginas 899 y 944

No hay comentarios:

Publicar un comentario