miércoles, 22 de marzo de 2017

S A N T O R A L

Beato Francisco Luis Chartier sacerdote y mártir

Martirologio Romano: En Angers en Francia, beato Francisco Chartier, sacerdote y mártir, que durante la revolución francesa murió guillotinado. (1762-1794)

François-Louis Chartier nació en Marigné, en aquel tiempo provincia de Anjou, actual departamento de Maine-et-Loire, el 6 de junio de 1762. Fue ordenado sacerdote secular, y ejerció por unos años el ministerio en un sitio pequeño, Soeurdre, a pocos kilómetros de su ciudad natal, cargo que tuvo que abandonar cuando se negó a jurar la Constitución Civil del Clero.
Sin embargo, la tranquilidad de esa vida rural fue conmovida hasta los cimientos por la Revolución Francesa. En julio de 1790 se promulga la Constitución Civil del Clero, que hacía de los sacerdotes funcionarios del estado constitucional y exigía su sumisión al estado francés por encima de los vínculos con la Iglesia de Roma. François-Louis, como muchísimos otros, no acepto jurar este documento.          Es arrestado en 1791 y encarcelado, liberado con la llegada del ejército vandeano, y se dedicó en la clandestinidad a sostener la fe de los católicos y distribuir los sacramentos.
En 1794 es aprehendido nuevamente, y esta vez condenado a muerte como insumiso. Su martirio por decapitación en la guillotina se consumó el 22 de marzo de 1794, precedido y también seguido por otros mártires de la región de Angers.

La política religiosa del nuevo régimen revolucionario francés y las medidas de excepción contra los sacerdotes no juramentados trajeron una consecuencia cuya trascendencia iba a ser considerable: la sublevación del oeste de Francia, no solamente La Vendée, sino más o menos todo el país que se extiende desde el norte del Poitu hasta la Bretaña y a los confines de Normandía, en los territorios actuales de los obispados de Poitiers, Angers, Lucon y Nantes. Si bien la adhesión a la causa realista intervendría también en su estallido, la fidelidad a la Fe Católica y a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana constituyó sin duda el móvil mayor de aquella epopeya.

La "Epopeya de La Vendée" refiere a la gesta católica emprendida por campesinos y sus familias —acompañados por nobles y sacerdotes— que llevaban prendidos escarapelas del Sagrado Corazón y se autodenominaban como ejército católico y real; se resistían a que la presencia social de Cristo Rey fuera desterrada de sus pueblos, de gran mayoría cristiana.
Esta región, evangelizada un siglo atrás por san Luis María Grignion de Montfort, fue tan inmunizada contra el virus de la Revolución, que se levantó en armas contra el gobierno republicano y anticatólico de París.
San Luis María Grignion de Montfort tenía a la Santísima Virgen la devoción más ardiente, y hasta compuso en su alabanza el "Tratado de la Verdadera Devoción", que constituye hoy el fundamento más fuerte de toda la piedad mariana profunda.

Por otro lado, con sus misiones aproximaba al pueblo a los sacramentos y lo enfervorizaba en la devoción al Rosario. También la sagrada insignia difundida por el santo —el Sagrado Corazón en tela roja, encuadrado por las iniciales de Jesús y María— fue colocado por los combatientes sobre sus chalecos, blusas, o dispuesto como escarapela en los sombreros de amplias alas.


Libros:
Recomendamos:

Resultado de imagen para una familia de bandidos en 1793
Una familia de bandidos en 1793 
es la epopeya vivida por la familia de Serant en los terribles acontecimientos de la Revolución francesa. El relato se lee como una trepidante novela de aventuras, con la emoción de saber que se trata de una historia verídica. La ejecución de Luis XVI a comienzos de 1793 desencadena el período conocido como “el Terror”. La Revolución se lanza al exterminio de los reductos en los que sobrevive la vida tradicional. La apacible vida en el castillo de Bois-Joli se transformará en una sucesión de perscuciones y de combates, con un final estremecedor... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario