domingo, 8 de enero de 2017

S A N T O R A L

SANTA GUDULA, VÍRGEN

Fué santa Gudula hija de Wirgero, que era gran señor, y conde, y de Amalberga, que era hija de una hermana de Pipino, mayordomo mayor del rey de Francia, y gobernador de todo el reino.
Eran estos señores sus padres, no menos piadosos, y temerosos de Dios, que ricos, y poderosos, y la madre de santa Gudula, estando preñada de ella, tuvo relación, de que la hija que pariría, seria santa, y muy esclarecida en los ojos del Señor: y para el buen principio, y cumplimiento de esta revelación, cuando salió á luz la niña, santa Gertrudis, virgen admirable, y parienta suya, fué su madrina, y la sacó de la pila del bautismo, y después la tomó á su cargo, para criarla para Dios. Estuvo Gudula en el monasterio de Nivela, todo el tiempo que vivió santa Gertrudis, con maravilloso recogimiento, é insigne santidad. Habiéndose ido su santa maestra á mejor vida, se volvió á casa de sus padres, no para tener más libertad, sino para aprovecharse, y encenderse más vivamente con sus ejemplos en el amor de nuestro Señor.
A dos millas de la casa de sus padres estaba una aldea, llamada Morsela, donde había un oratorio ó iglesia, dedicada al Salvador: solía irse algunas noches con una sola criada la santa virgen á este oratorio, para darse más quietamente á la oración, y contemplación de su dulcísimo esposo. Iba una noche como solía: y el demonio mató la lumbre que llevaban, para que hallándose á obscuras, y sin saber el camino, no pasasen adelante. Púsose en oración santa Gudula, y luego la lumbre, que llevaba, se tornó á encender milagrosamente; y con este favor del cielo llegó al oratorio, y gastó toda aquella noche en hacer gracias, y alabar al Señor; y á la mañana siguiente, después de haber oído las misas, y cumplido con su devoción, tornó á su casa muy gozosa y contenía: pero en el camino encontró con una pobre mujer muy afligida, que traía consigo á un niño de nueve años, tan lleno de enfermedades, y miserias, que no era señor de sus miembros, ni podía alzar la cabeza para mirar al cielo, ni hablar, ni comer con sus manos: en fin, era un retablo de enfermedades y dolores. 
Gudula.jpgViole la santa virgen: compadecióse de él: oró al Señor: lloró muchas lágrimas: tomóle en los brazos, y súbitamente quedó del todo sano; maravillándose la misma santa de la bondad de Dios, que por su medio, siendo ella tan vil criatura, se había dignado de restituir la salud á aquel muchacho; y gozándose la madre, por ver á su hijo sano por intercesión de aquella santa doncella. Otra vez, estando sola orando en su celda; vino una mujer cargada, y casi consumida de lepra, suplicándola, que la curase: hizo oración, y puso las manos sobre ella; y quedó luego limpia y sana. Otros muchos milagros hizo el Señor por esta santa en vida; pero los que obró, después que la llevó al cielo para darle la corona digna de sus merecimientos, y victorias, fueron mucho mayores; porque luego que enterraron su sagrado cuerpo, un árbol, que estaba allí cerca, en medio del invierno floreció, y se vistió de hojas, y hermosura: y queriendo trasladar al monasterio de Nivela sus reliquias, no las pudieron mover del lugar, donde estaban, hasta que se determinaron de llevarlas al oratorio, ó templo del Salvador, que estaba en la aldea de Morsela, donde la santa virgen solía derramar muchas lágrimas, y orar con tanta devoción; porque en tomando esta resolución, pudieron mover la caja, en que estaba el sagrado cuerpo, y llevarla a Morsela. Pero sucedió una cosa prodigiosa en esta traslación; porque aquel árbol, que había florecido cerca de su sepulcro, por virtud divina se arrancó de suyo del lugar, donde estaba, y se trasplantó, y puso delante de la puerta de aquel templo, vestido de belleza, y hermosura: por este milagro el emperador Carlo Magno mandó edificar allí para honra de la santa un monasterio de vírgenes; y yendo una vez á caza, y siguiendo á un oso de notable grandeza, el oso, no pudiendo ya escapar de las manos de los cazadores, se entró en aquella iglesia, y bajando la cerviz, comenzó á lamer los pies de las monjas, que allí estaban, y no se quiso partir de aquel lugar por toda su vida, estando entre aquellas purísimas vírgenes, no como oso bravo, sino como manso cordero.
Cuando sepultaron á la santa virgen, como sus padres eran señores esclarecidos, y muy ricos, mandáronla enterrar con gran pompa, y solemnidad, y aderezarla muy ricamente con ropas preciosas, y joyas. Violo un ladrón; y movido de su codicia, al tercero día después de su muerte entró de noche en su sepulcro, y despojó el sagrado cuerpo de todas aquellas riquezas, que tenía, y parte de ellas dio á una hija suya. Súpolo san Emeberto, obispo de Cambray, y hermano de santa Gudula, y excomulgó por aquel sacrilegio, á los que le habían cometido; y Dios nuestro Señor confirmó del cielo la sentencia: porque todos los que nacieron de aquella familia, fueron afligidos de varias enfermedades, y no hubo persona de ella, que con alguna fealdad, ó pena corporal, no pagase la culpa de tan gran maldad.
Este milagro fué para castigo, de los que habían robado el sepulcro de la santa virgen: pero otro mayor obró Dios para honrar al mismo sepulcro, y por intercesión de santa Gudula, y alumbrar, á los que estaban en la sombra de la muerte. De la otra parte del mar había un rey gentil, que tenía una hija tullida, y que no se podía mover desde su nacimiento. Apareció una noche á esta doncella en sueños una mujer venerable, y de lindo aspecto, y díjole, que fuese al sepulcro de santa Gudula, porque allí cobraría salud; y con el deseo grande, que tenia de alcanzarla, refirió luego á sus padres, lo que había visto, y oído: pero como ellos eran paganos, y no tenían noticia dé la santa, ni sabían, donde estaba, ni cómo la habían de buscar; no hicieron caso de ella, hasta que tres noches después le fué revelado á la misma doncella el lugar, donde estaba la bendita santa, y donde la había de hallar. Con esta claridad mandó el rey su padre aprestar un navío, y envió su hija en él, bien acompañada de criados, y soldados á Flandes, donde llegó, y fué á visitar el sagrado cuerpo de santa Gudula; y al cabo de tres días que estuvo en oración, impetró la salud del cuerpo que tanto deseaba, y la del alma, que le importaba más; porque dejando la ceguedad de la idolatría, en que estaba, abrazó la fé de Jesucristo nuestro Salvador, que es luz verdadera, que alumbra, á todos los que creen en él; y sus mismos padres, cuando entendieron el milagro, y vieron á su hija sana, hicieron la misma jornada, y fueron á visitar el cuerpo de la santa virgen; y despedidas las tinieblas de su ignorancia, se bautizaron, é hicieron cristianos.

Resplandeciendo, pues, santa Gudula con estos, y otros milagros, fué nuestro Señor servido de castigar los pecados de los moradores de aquella tierra con azote grave, y riguroso: permitió, que entrase por ella gente cruel, y bárbara, y enemiga de nuestra santa religión, robándola, quemándola, y destruyéndola, y que asolasen el mismo monasterio, donde estaba sepultado su sagrado cuerpo; aunque por la bondad de Dios no le tocaron, por haberse antes traspasado á otro lugar más apartado, y seguro: mas después que cesó aquella borrasca, y los bárbaros se retiraron, tornaron el sagrado cuerpo al monasterio; donde estuvo, hasta que imperando Otón II, Carlos, hermano de Lotario, rey de Francia, llevó con grande acompañamiento, y honra el cuerpo de santa Gudula á Bruselas, y le colocó en el templo de santo Gaugerio. Sucedió en esta traslación, que queriendo el mismo Carlos curiosamente ver con sus ojos el cuerpo de la santa virgen, abrió la caja, donde estaba; y súbitamente sobrevino una niebla tan espesa, y tenebrosa, que le quitó la vista, y á todos los que allí estaban causó espanto, y confusión, y despavoridos hicieron oración tres días, suplicando á nuestro Señor, que los perdonase; y sin querer ver más, lo que había en la caja, la cerraron, y pusieron en su lugar, y el duque Carlos la selló con su sello, y ofreció á la virgen ricos ornamentos para servicio de su altar, y lo aplicó algunas posesiones, y rentas. En este lugar estuvieron las sagradas reliquias de santa Gudula, hasta el año de 1047, en el cual habiéndose edificado en Bruselas el templo de san Miguel, fueron trasladadas á él por el conde Vidrino, nieto del duque Carlos, con solemne procesión, y acompañamiento del obispo, y de todo el clero, y pueblo, donde al presente están, y son reverenciadas de toda aquella noble, rica, y devota ciudad de Bruselas, que tiene á santa Gudula por singular patrona suya; y el templo, que edificó á san Miguel, y se llamaba de su nombre, cuando á él se trasladaron las reliquias; ahora se llama de santa Gudula, por la gran devoción, que todo el pueblo le tiene.
La vida de santa Gudula, sacada de un libro muy antiguo, escrito de mano, trae el P. Fr. Lorenzo Surio en su primer tomo de las vidas de los santos. Hace mención de ella el doctor Juan Molano en las ediciones á Usuardo; y más largamente en el índice de los santos de los estados de Flandes, donde dice, que el día de su glorioso tránsito fué á los 8 de enero, y el de su traslación á los 6 de julio. Floreció esta santa por los años del Señor do 660, reinando en Francia el rey Sigiberto
 Fuente: La leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc

No hay comentarios:

Publicar un comentario