miércoles, 4 de enero de 2017

S A N T O R A L




Beato Tomás Pluntree, Presbítero y Mártir

Martirologio Romano: En Durham, ciudad de Inglaterra, beato Tomás Plumtree, presbítero y mártir, que en tiempo de la reina Isabel I fue condenado a muerte por su fidelidad a la Iglesia católica y, llevado ante el patíbulo, prefirió ser colgado antes que vivir en la apostasía. (c.1520 - 1570).


Nació en Lincolnshire. Estudió en el colegio del Corpus Christi de Oxford, donde se doctoró en 1546. Fue rector de Stubton durante todo el reinado de la reina María, y cuando subió al trono Isabel I, se le pidió el juramento de supremacía religiosa a lo que se negó, por lo que tuvo que dejar su puesto y marchó a Lincoln y enseñó en una escuela, pero como era católico, también se le expulsó de esta escuela
Cuando tuvo lugar la sublevación de los dos condes, los de Norhumberland y Westmoreland, en defensa del catolicismo, Tomás fue capellán de los insurgentes, y celebró misa en 1569 en la catedral de Durham, devuelta al culto católico. Al ser derrotados los rebeldes, Tomás, como otros muchos, intentó escapar, pero fue detenido y enviado a Carslile, y luego a Durham, donde fue juzgado y condenado por traición y rebeldía. Antes de su martirio en la plaza del mercado de Durham se le ofreció perdonarle la vida si se hacía anglicano, Tomás se negó respondiendo que «no tenía deseos de continuar viviendo en este mundo, a cambio de morir para Dios». Fue ahorcado y descuartizado.

BULA REGNANS IN EXELSIS de excomunión contra Isabel I

San Pío V

Regnans in excelsis


Pío, Siervo de los Siervos de Dios, para el recuerdo perpetuo de los hechos. 
 El que reina en las alturas, a quien todo el poder se le ha dado, tanto en la tierra y en el cielo, los ha confiado solos, es decir, que Pedro, Príncipe de los Apóstoles, el cuidado de gobernar, la Iglesia Católica, una y Santa, fuera de la cual no hay salvación. 
 Él lo ha constituido únicamente sobre todas las naciones, y sobre todos los reinos, que debe arrancar de raíz, destruir, plantar de nuevo y edificar, a fin de que continúe en la unidad del Espíritu Santo, y que debería entregar al Salvador, seguro y libre de todo peligro, el pueblo fiel, unidos en el vínculo de la caridad mutua. 
 Nosotros, siendo, por la gran bondad de Dios, llamados a sostener el timón de la Iglesia, nos dedicamos sin cesar a nuestro cargo, sin omitir ningún trabajo para preservar intacta la unidad, y la religión católica, que ha dejado a su Autor expuestos a la tempestad , con el fin de probar la fe de su pueblo y corregir a nosotros por nuestras faltas. 
 Pero los números de los impíos han usurpado el poder por lo tanto, no hay lugar en el mundo que no han tratado de corromper con sus doctrinas perversas. Entre otros, Isabel, la sirvienta de la delincuencia, y fingida Reina de Inglaterra, les ha ofrecido un asilo en el que se encuentran refugio. 
 Esta misma Isabel, después de apoderarse del trono de Inglaterra ha usurpado la autoridad del jefe supremo de la Iglesia. Ha mostrado uso de esta facultad y jurisdicción, y ella ha vuelto a emitir por el camino de la perdición y despreciable que ella reina, una vez dedicado a la fe católica y el destinatario de sus bendiciones. 
Elizabeth ha destruido el culto de la verdadera religión, que fue anulada por Enrique VIII, y que la legítima reina María, con encomiable respeto de la posteridad, había logrado en el establecimiento por los esfuerzos de su poderosa mano propia, y con la asistencia de la Santa Sede. Elizabeth, abrazando después los errores de los herejes, no ha considerado el Consejo Real de Inglaterra, integrado por la nobleza Inglésa y los ha reemplazado con los herejes oscuros. Ella ha oprimido a los que cultivan la fe católica, y los ha sustituido por los oradores del mal y los ministros de la impiedad. Se ha abolido el sacrificio de la Misa, la oración, el ayuno, las distinciones de la carne, el celibato y los ritos católicos. Se ha ordenado a la circulación de libros que contienen un sistema de herejía manifiesta, y de los misterios impíos. Se ha ordenado a sus súbditos a recibir, observar,y preservar  preceptos que se ha adoptado de Calvin. Ella se ha atrevido a decretar que los obispos, rectores de iglesias, y los sacerdotes católicos y otros, a ser expulsados ​​de sus iglesias y privados de sus beneficios. Se ha dispuesto de ellos y de otras cosas eclesiásticas a favor de los herejes, y ella también ha decidido tomar  decisiónes  que justamente le pertenece sólo a la Iglesia. 
Se ha prohibido a los prelados, el clero y las personas a reconocer la Iglesia Romana, y obedecer sus leyes y sus sanciones canónicas. Se ha limitado la mayor parte de sus súbditos a reconocer sus leyes culpable, y abjurar de la obediencia debida al soberano pontífice. Se ha señalado, que, con juramento, que se reconocen como su único amante, tanto en las cosas espirituales y temporales. Hay sanciones y castigos infligidos a los que no pudo persuadir, y los que perseveraron en la unidad de la fe y en obediencia.
También ha echado en la cárcel a los obispos y los rectores de iglesias, y muchos de ellos han perecido allí en la miseria. 
 Estas cosas son bien conocidas por todas las naciones, que se demuestra el grave testimonio, y no queda espacio para tergiversacion, excusa o defensa. 
Nosotros, al ver estas impiedades multiplicadas, y aún viendo que otros delitos se suman a la primera, ya que las persecuciones contra los fieles van en aumento, como consecuencia de la voluntad propia y la de coacción digo, Elizabeth, estamos convencidos de que su corazón está más endurecido que nunca. No sólo desprecian a las oraciones piadosas de los buenos católicos, que deben convertirse y traer de vuelta a su sano juicio, sino que, además, se ha negado a recibir ni siquiera los nuncios en Inglaterra a quienes he enviado.
Nosotros, entonces, por necesidad obligados a recurrir a las armas de la justicia en su contra, no se puede suavizar nuestro dolor que no se han ocupado seriamente con antepasados ​​quién princesa tan bien merecido el elogio de la república cristiana.
 Por lo tanto, con el apoyo de la autoridad de aquel a quien se nos ha llamado al trono, a pesar de que son indignos de tal cargo, en nombre de la autoridad apostólica, declaramos a  Elizabeth una hereje, y el socorrista y fautor de herejes , y que sus adherentes, en los citados actos aborrecidos han incurrido en la pena de anatema, y están separados de la unidad del cuerpo de nuestro Señor Jesucristo. 
Declaramos privada de su pretendido derecho a ese reino, y de todos los dominios, la dignidad y el privilegio. En esta receta que más prohíben todos los nobles, la gente, los temas, y otros, para aventurarse a obedecer las órdenes, consejos, o las leyes de dicho Elizabeth. En cuanto a los que han de actuar de otra manera que como tenemos aquí autorizar el orden, las incluimos en la misma frase de anatema.
 Como es difícil de llevar a las presentes siempre que sea necesario, ordenará que una copia notarial por escrito, bajo el sello de un obispo y de este tribunal, tiene la misma autoridad en cualquier tribunal y por fuera, y tienen como fuerza y valor como si estos presenta reales fueron exhibidos.
 Dado en Roma, cerca de San Pedro, el 28 de febrero, en el año 1576, y de nuestra Pontificia la 6 ª.
 PP Pío. V 

No hay comentarios:

Publicar un comentario