domingo, 5 de noviembre de 2017

S A N T O R A L


SANTA BERTILA, ABADESA

Resultado de imagen para SANTA BERTILA, ABADESA
Nació de ilustre familia en Soissons. Desde su infancia se la vio preferir el amor de los bienes celestiales al de las criaturas.

Las dulzuras que experimentó en la oración y la práctica de la virtud, la hicieron resolverse á consagrarse enteramente á Dios.

Tomó el hábito en el monasterio de Brie, y después de haberse ejercitado en él en todos los empleos más humildes y penosos y dado evidentes señales de virtud y capacidad, fué elegida primera abadesa del monasterio de Chelles, que acababa de fundar la esposa del rey Clodoveo II.


Su reputación se extendió por toda Europa, y gran número de señoras iban a ponerse bajo su dirección, y se contaron entre ellas ilustres princesas y la misma reina fundadora del monasterio, que fué á él á acabar sus días.

Fuente: La leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc

FIESTA DE LAS SAGRADAS RELIQUIAS

DOCTRINA DE LA IGLESIA SOBRE LAS RELIQUIAS


A pesar de estos textos y otros muchos, la herejía, profanando en el siglo XVI las tumbas santas, no pretendió con ello precisamente hacernos volver a las costumbres de nuestros padres.

Más contra estos extraños reformadores, el Concilio de Trento se contentaba con expresar el testimonio unánime de la Tradición en la siguiente definición dogmática, en que se encuentran resumidas las razones teológicas del culto que la Iglesia tributa a las reliquias de los Santos:

"Los fieles deben venerar los cuerpos de los Mártires y demás Santos que viven en Cristo. Fueron efectivamente sus miembros vivos y templo del Espíritu Santo; él los ha de resucitar para la vida eterna y para la gloria; Dios, por medio de ellos, concede a los hombres muchos beneficios. Por tanto, los que dicen que las reliquias de los Santos no merecen venerarse, y que es inútil que los fieles las honren, y vano que se hagan visitas a las memorias o monumentos de los Santos para conseguir su ayuda: a estos tales se les debe condenar de modo absoluto; y, en la forma que desde hace ya mucho tiempo los condenó la Iglesia, así ahora otra vez los condena"
Fuente: Año Litúrgico de Dom Próspero Guéranguer

No hay comentarios:

Publicar un comentario