miércoles, 23 de noviembre de 2016

S A N T O R A L

SAN CLEMENTE I, PAPA Y MARTIR

La memoria de San Clemente se nos presenta, a los principios de la Iglesia de Roma, rodeada de aureola especial. Al desaparecer los Apóstoles, se diría que eclipsa a San Lino y San Cleto, no obstante haber recibido antes que él el honor del episcopado. Como una cosa normal, se pasa de Pedro a Clemente, y las Iglesias orientales celebran su memoria con tanto honor como la Iglesia latina. Fué verdaderamente el Pontífice universal, y ya se advierte que toda la Iglesia está pendiente de sus actos y de sus escritos. Debido a esta buena reputación se le han atribuido muchos escritos apócrifos que es fácil separar de los que son verdaderamente suyos.

LA EPÍSTOLA A LOS CORINTIOS

Con el tiempo han desaparecido, excepto uno, los documentos que prueban la intervención de Clemente en los asuntos de las Iglesias lejanas; pero el que nos queda nos presenta el poder monárquico del Obispo de Roma en pleno ejercicio desde esta época primitiva. La Iglesia de Corinto se hallaba agitada por discordias intestinas que la envidia había suscitado con respecto a ciertos pastores. Estas divisiones, cuyo germen encontramos ya en tiempo de San Pablo, habían destruido la paz y causaban escándalo hasta entre los mismos paganos. La Iglesia de Corinto terminó por sentir la necesidad de atajar un desorden que podía ser perjudicial a la extensión de la fe cristiana, y a este fin, tuvo que pedir ayuda fuera de su seno. Por ese tiempo habían desaparecido del mundo todos los Apóstoles, menos San Juan, el cual aún iluminaba a la Iglesia con su luz. De Corinto a Éfeso, donde residía el Apóstol, la distancia no era considerable; no obstante eso, no fué a Éfeso, sino a Roma a donde la Iglesia de Corinto dirigió sus miradas.

http://1.bp.blogspot.com/-I7LCZVBORBE/TsxdSoRUVgI/AAAAAAAABGs/KTX8J2Ns0bg/s640/San+Clemente+I+-+Papa+y+M%25C3%25A1rtir.jpg
Clemente tuvo conocimiento de los debates que las cartas de esta Iglesia remitían a su fallo y mandó salir para Corinto a cinco comisarios que debían representar allí la autoridad de la Sede apostólica. Eran portadores de una carta que San Ireneo llama de mucha autoridad, potentissimas litteras  (Contra haereses, III, III, 3). Se la consideró tan apostólica y bella, que se leyó mucho tiempo públicamente en bastantes Iglesias, como una especie de continuación de las Escrituras canónicas. Tiene un tono digno, pero paternal, conforme al consejo que San Pedro da a los pastores. "Clemente no se decide explícitamente por ninguna parte y a nadie nombra, pero trata de levantar el espíritu de los fieles por encima de las pasiones, de las querellas y de los rencores con la consideración de la bondad divina y de los grandes ejemplos bíblicos. Un cierto orden en la Escritura, la argumentación que tiene algo de insinuante, la unción que proviene del gusto instintivo hacia las cosas morales, dan a este texto griego un perfume de latinidad y forman algo muy diferente de los grandes escritos de Pedro, de Pablo y de Juan, donde todo tiene el sabor y el misterio de una intuición directa de la revelación divina. Con la carta de Clemente hemos pasado el estadio inicial en el que el Espíritu se extiende en elevadas remansadas en las Escrituras canónicas, pero estamos aún muy cerca de la fuente, en el centro de la iglesia principal: "Pongamos los ojos en el Padre Creador del universo, entreguémonos a sus favores, a los dones magníficos y excesivos de su paz, contemplémosle con el pensamiento, miremos con los ojos del espíritu su voluntad pacientísima, consideremos cómo se muestra dulce y fácil con todas las criaturas... (XIX, 2-3). El Padre, todo misericordia y amigo de hacer bien, tiene un gran corazón para los que le temen. Se muestra liberal con sus gracias y las reparte con bondad y suavidad a los que se acercan a él con un corazón sencillo. No seamos desconfiados; no se turbe nuestra alma ante sus presentes maravillosos y espléndidos... (XXII, 1-2). A San Clemente le consideraremos siempre como doctor de la divina clemencia".

Este lenguaje tan solemne y tan firme consiguió su efecto: se restableció la paz de la Iglesia de Corinto y los mensajeros de la Iglesia romana comunicaron pronto la buena noticia. Un siglo más tarde, San Dionisio, obispo de Corinto, manifestaba todavía al Papa San Sotero la gratitud de su Iglesia para con Clemente por el servicio que le debía.

LA LEYENDA DE SAN CLEMENTE


Las Actas (dudosas) de San Clemente nos dicen que fué mandado al destierro, al Quersoneso, y condenado a extraer y labrar el mármol: por eso los marmolistas escogieron por patrón al Santo Papa.

Il martirio di San Clemente  - Quadri 785915La leyenda nos cuenta además un pormenor demasiado sabroso para que no lo refiramos aquí: San Clemente fué arrojado al mar con una áncora al cuello. El día de su aniversario, el mar se alejaba y la gente podía llegarse al templo submarino que un ángel construyó sobre su tumba. Pues bien, ocurrió un día que una mujer, cuando ya el mar se había extendido de nuevo, advirtió que había dejado olvidado en dicho templo a su niño, pero le encontró sano y salvo en el aniversario siguiente.

Otro hecho que, como el anterior, tiene sin duda el origen en el motivo de un mosaico: nos muestra al Cordero de Dios apareciéndose en un monte y señalando con la punta del pie a Clemente la fuente que va a brotar.

La Liturgia se ha adueñado de estos relatos y ha compuesto las bellas Antífonas del Oficio, que consideramos útil añadir aquí.

ANTIFONAS


Roguemos todos a Nuestro Señor Jesucristo que haga correr una fuente de agua para sus confesores.

Estando San Clemente en oración, se le apareció el Cordero de Dios.

Sin mirar a mis méritos, el Señor me envió a vosotros para participar de vuestras coronas.

Vi sobre el monte al Cordero de pie; debajo de su planta brota una fuente viva.

La fuente viva que manaba debajo de su pie, es el río impetuoso que alegra a la ciudad de Dios.

Todas las naciones de alrededor creyeron en Cristo Señor.

Al irse camino del mar, el pueblo rezaba diciendo a grandes voces: Señor Jesucristo, sálvale; y Clemente decía con lágrimas: Padre, recibe mi espíritu.

Señor, has dado a Clemente, tu mártir, por morada, en medio del mar, como un templo de mármol, levantado por manos de ángeles; y has procurado el acceso a los habitantes del país para que pudieran contar tus maravillas.

VIDA


Por San Ireneo sabemos que San Clemente es el tercer sucesor de San Pedro y que gobernó la Iglesia probablemente entre el año 88 y 97. Pudo conocer a los apóstoles San Pedro y San Pablo; San Ireneo hasta nos dice que fué su discípulo y Tertuliano que fué ordenado por el primer Papa. La Epístola a los Corintios le coloca a la cabeza de los escritores eclesiásticos cuya obra es auténtica. Si la historia no nos suministra datos suficientes sobre sus orígenes, hay conjeturas de que era judío y que había recibido una formación literaria y filosófica bastante extensa, y el contenido de su Carta revela en él el carácter de un hombre de gobierno, a la vez que sus cualidades y virtudes. La Tradición quiere que haya muerto mártir.

Recitemos en su honor la gran oración que se lee en su Epístola a los Corintios:

LA GRAN PLEGARIA DE SAN CLEMENTE


San Clemente adora a la Santísima Trinidad.
Giovanni Battista Tiepolo
Has abierto los ojos de nuestros corazones para que te conozcan a ti, el solo Altísimo en lo más alto de los cielos, el Santo que descansa en medio de los Santos; a ti, que echas a tierra la insolencia de los orgullosos, que deshaces los cálculos de los pueblos, que ensalzas a los humildes y humillas a los grandes; a ti, que enriqueces y empobreces, que matas y salvas y vivificas; único bienhechor de los espíritus y Dios de toda carne; contemplador de los abismos, escudriñador de las obras de los hombres, auxilio de los hombres en los peligros y su salvador en la desesperación, Criador y Obispo de todos los espíritus.

"A ti, que multiplicas los pueblos sobre la tierra y que has escogido entre ellos a los que te aman, por Jesucristo, el Hijo predilecto por quien nos has instruido, santificado y honrado, a ti te suplicamos, oh Maestro. Sé nuestra ayuda y nuestro sostén. Sé la salvación de los que entre nosotros andan oprimidos; ten misericordia de los humildes; levanta a los caídos; date a conocer a los que están en necesidad; cura a los enfermos; vuelve atraer a los descarriados de tu pueblo; sacia a los que tienen hambre; pon en libertad a nuestros prisioneros; levanta a los que languidecen; consuela a los pusilánimes. Reconozcan todos los pueblos que no hay más Dios que tú; que Jesucristo es tu Hijo; que nosotros somos tu pueblo y ovejas de tus pastos.

"Tú, que has manifestado el inmortal orden del mundo con tus obras; Tú, Señor, que has creado la tierra; Tú, que sigues fiel en todas las generaciones, justo en tus juicios, admirable en tu poder y en tu magnificencia, sabio en la creación, prudente en dar solidez a las cosas creadas, bueno en las cosas visibles, fiel con los que en ti confían, misericordioso y compasivo: perdónanos nuestras faltas y nuestras injusticias, nuestras caídas, nuestras aberraciones.

"No lleves cuenta de los pecados de tus servidores y de tus servidoras; más bien, purifícanos con tu verdad y dirige nuestros pasos para que caminemos en la santidad del corazón y hagamos lo que es bueno y agradable a tus ojos y a los ojos de nuestros príncipes.

"Sí, Maestro, haz que resplandezca tu cara en nosotros, para hacernos gozar de los bienes en paz, protégenos con tu mano poderosa, líbranos de todo pecado con tu brazo fortísimo, ponnos a salvo de los que injustamente nos odian.

"Danos la concordia y la paz a nosotros y a todos los habitantes de la tierra, como la diste a nuestros padres cuando te invocaban santamente en la fe y en la verdad. Haznos sumisos a tu Nombre potentísimo y muy excelente, a nuestros príncipes y a los que nos gobiernan en la tierra.

"Tú eres, Maestro, el que les diste el poder de la majestad real en tu magnífico e invisible poder, para que, conociendo la gloria y el honor que les has repartido, les estemos sometidos y no contradigamos tu voluntad. Concédeles, Señor, la salud, la paz, la concordia, la estabilidad, para que ejerzan sin impedimento la soberanía que les has entregado. Porque, eres tú, Maestro, rey celestial de los siglos, quien das a los hijos de los hombres gloria, honor y poder sobre las cosas de la tierra. Dirige, Señor, su consejo conforme a lo que está bien, a lo que es agradable a tus ojos, con el fin de que ejerciendo con piedad, en la paz y la mansedumbre, el poder que les diste, te hallen ellos propicio. Sólo tú puedes hacer esto y procurarnos mayores bienes aún.

"Te damos gracias por el sumo sacerdote y patrón de nuestras almas, Jesucristo, por quien sea a ti la gloria y la grandeza, ahora y de generación en generación y en los siglos de los siglos. Amén"

 Fuente: Año Litúrgico de Dom Próspero Guéranguer

No hay comentarios:

Publicar un comentario